martes, 21 de febrero de 2017

Provincia de Toledo (Entre piedras centenarias) - La historia de los "Pozos Neveros" está presente entre los árboles...






En la Sierra de San Vicente (Toledo), se conservan 4 pozos de la nieve, que datan aproximadamente del siglo XVII.

Dos de ellos están relativamente cerca el uno del otro, y junto a la carretera que va al Convento del Piélago. Ambos pozos están situados muy cerca de dicha carretera...



Fotografía Satélite del Convento y los dos Pozos de la Nieve
(Google Maps)



HISTORIA
La actividad de los neveros artificiales es conocida desde tiempos de los romanos (200 a. C.); su gran desarrollo tuvo lugar entre los siglos XVI y XIX.
En la antigüedad clásica los médicos ya prescribían la utilización del frío con fines medicinales. Este uso se recuperó con fuerza en el Renacimiento.

La primera obra monográfica europea sobre este tema, al parecer, es del médico valenciano Francisco Franco, originario de Játiva y se titula Tratado de la nieve y del uso de ella (Sevilla, 1569).

Los usos terapéuticos más comunes del hielo han sido: rebajar la temperatura en los procesos febriles, los producidos por la epidemia del cólera, como calmante en casos de congestiones cerebrales y particularmente en la meningitis, detener hemorragias y como anti-inflamatorio o en los traumatismos, esguinces o fracturas.







LOS FRAILES DEL CONVENTO DEL PIÉLAGO

El pozo de Nieve es un conjunto de construcciones industriales donde los frailes del convento, que existía en ese lugar en el siglo XVII, apisonaban la nieve en capas alternadas con paja para venderla en verano en Talavera.




Pozo de nieve (1)










ESTACIÓN

Los trabajos en los neveros comenzaban en primavera después de las últimas nevadas. Cortaban la nieve con palas y la llevaban a los pozos de nieve, donde la prensaban para convertirla en hielo










MÉTODO
En el suelo del pozo se ponía una base de paja, luego una capa de nieve (bien compactada), encima otra capa de paja que lo cubría todo, otra capa de nieve... y así hasta llegar al límite de su capacidad.

La nieve se compactaba con doble finalidad: para disminuir el volumen ocupado y para que se conservara más tiempo en forma de hielo. Después se cubría con tierra, hojas, paja o ramas formando capas de un grosor homogéneo.


Ya en verano, se cortaban bloques de hielo que eran transportados a lomos de bestias de tiro (caballos o burros) durante la noche para evitar que se derritiera, hasta los puertos y núcleos urbanos más cercanos donde eran comercializados. 






TRABAJO DURO
La dureza del trabajo debía ser impresionante. Los neveros (trabajadores de la nieve) no disponían de abrigos y calzado moderno, y trabajaban en condiciones de frío intenso acumulando la nieve en los pozos.

https://es.wikipedia.org/wiki/Nevero_artificial






Pozo de nieve (2)














VÍDEO (Historia del "Pozo Nevero")



Pozos neveros de los frailes del Convento del Piélago (Toledo)




No hay comentarios:

Publicar un comentario