martes, 25 de junio de 2013

Toledo - Murallas y Las Torres de "La Reina"



Junto a la Puerta Bisagra, podemos encontrar una muralla muy bien conservada al día de hoy.
Este lugar es la entrada por excelencia de Toledo.

Pasear junto a estos muros en donde hay siglos de historia, se convierte en un regalo excepcional para toda persona que además le guste la fotografía.



La muralla de Toledo existía ya en la época romana y fue reconstruida por el rey visigodo Wamba sobre el año 674, aunque la actual es básicamente de origen árabe con algunos restos de la romana.

La finalización de la obra se debe al rey Alfonso VI, que tras reconquistar la ciudad en el año 1085, terminó esta muralla que hoy podemos ver. Como es sabido este rey hizo convivir las tres culturas árabe, judía y cristiana de las que podemos encontrar muestras en la ciudad.

A pesar de que Toledo siempre ha contado con una gran muralla conocida por todos durante su historia, en épocas de más o menos paz han tomado protagonismo sus puertas de entrada y salida. En ellas el peaje era obligatorio y hacían las veces de aduana de la ciudad.





No contaban los musulmanes, sin embargo, con la bravura que la esposa del rey, Berenguela de Barcelona, demostró en la defensa de Toledo sin que fuese necesaria la venida de su esposo con las tropas. Así, tras reprochar a los almorávides que tuvieran la cobardía de atacar una ciudad defendida por la reina y sus damas en ausencia del rey y sus mejores tropas, Berenguela consiguió que la ciudad resistiera sin necesidad de abandonar el sitio de Oreja, que tras varios meses de resistencia sarracena, cayó finalmente a manos castellanas el 31 de octubre de ese año. De este modo, Oreja se convirtió en un bastión cristiano y dejó de ser una amenaza contra la repoblación de la comarca como había sucedido hasta entonces, consolidándose así por tanto la Reconquista del valle del Tajo.
Pues bien, al parecer, esta feroz resistencia de la joven Berenguela, de tan sólo 23 años, se produjo en una zona de la muralla que desde entonces, y en su honor, es conocida como las Torres de la Reina.
Son una sucesión de cubos y torres, tanto cuadrados como semicilíndricos, que se sitúan entre la Puerta de Bisagra y la denominada Torre de la Almofala y que delimitaban el antiguamente conocido como arrabal de San Isidoro.











Existe un paseo que va recorriendo distintas partes de la muralla. Al caer la tarde, y cuando hace menos calor, podemos hacer una ruta por este lugar encantador y lleno de belleza.

Toledo es una ciudad, en la que tienes que ir con los ojos "bien abiertos", fijándote a cada paso que das de lo que hay a tu alrededor. Y es muy posible, que a veces pases por el mismo lugar 3 veces, y 3 veces encuetnres algún detalle que no viste la vez anterior....







Siempre que alces la vista en Toledo, verás algún lugar llamativo y que te invita a conocerlo....


¡Que triste será la vida del ciego...!
Que no puede ver la hermosura de Toledo...

¡Que triste será la vida del ciego!
Al no poder contemplar tu grandeza....

 
 

2 comentarios:

  1. Hola David, muy bonitas las fotos de Toledo, me encantan.
    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Isa, la verdad que Toledo tiene mucho que ofrecer. Un destino ideal para conocer lugares fantásticos.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar